Cada pueblo tiene los gobernantes que se merece

Written by Robinson Arevalo on Lunes, 10 Marzo 2014. Posted in Desarrollo Político

Cuando escuché por primera vez esta sentencia, estaba frente a una conferencista  en la casa espirita de Cartagena de Indias, transcurría el año 2000. En ese momento pasaba por muchos cuestionamientos que buscaban respuestas al ¿por qué los seres humanos no somos capaces de ver y de elegir buenos gobernantes?

La conferencista era maravillosa en su análisis espiritual y en la comprensión de la realidad que tenemos que vivir los humanos en nuestros karmas. Pero yo cuestionaba del ¿por qué la realidad tenía que ser al contrario de lo que queríamos como bienestar social?

Es bien difícil de comprender, los malos dirigentes que siempre los ha habido durante la historia de la humanidad, son una especie de humanos que se ponen de ejemplo para presionar al pueblo que aprenda a manifestarse como debe ser. Quiero decir, que ellos roban, matan personas, traicionan, engañan, hacen todas las fechorías indecibles para que aprendamos a no elegirlos más. Parece eterno ¡verdad!, siempre los mismos en el poder aprovechándose de los impuestos del pueblo que esta esclavizado, ignorante y con hambre.

A su vez el pueblo tendría que haber aprendido habiendo pasado tantos siglos en lo mismo, ¡pero no!, el pueblo no aprende y sigue en la misma. Se ha avanzado a pedazos a poquitos. Ejemplos son muchos, pero no suficientes como para liberarnos de esa especie humana que viene a arrasar con todo, sin importarle el bienestar de su semejante.

La historia de la humanidad nos muestra que los gobernantes jamás quieren bajarse del poder, que quieren robarse todo para usufructo propio. Pero la historia de la humanidad también nos ha demostrado que el pueblo quiere seguir en la misma pobreza, esclavo, ignorante. ¿Por qué se da esto?  

La razón fundamental para dar respuesta es definitivamente la pereza mental, el acomodamiento y la falta de voluntad que tenemos los seres humanos para avanzar. Ha habido ejemplos claros de individuos que han logrado superar todo lo anterior con una voluntad férrea de buscar un cambio, de lograr soluciones a sus problemáticas.

Los individuos somos cien por ciento responsables de lo males que atraemos, unos dirán ¿cómo?  ¡Yo no he buscado esto o aquello! En realidad, si nos ponemos a observar, cada acción, cada movimiento que se hace va ligado directamente a las respuestas que la vida nos da. Si por ejemplo, vendí mi voto a un candidato X y este empieza  a robar, a no buscar una inversión publica para bienestar general, lógicamente terminaré entre los afectados, pues ese candidato X nunca va a pensar en mi.

Todo tiene su lógica, como el candidato X, cada persona busca su bienestar, no responde a las necesidades de su vecino, ni del barrio ni de la comunidad en general. En el momento en que se vendió el voto, pensó en el provecho que le sacaría al dinero que representó quizás un plato de comida para ese día, o una botella de aguardiente, o una gaseosa. Pero nunca pensó en lo que me pasaría durante 4 años más, falta de salud, agua, comida y calidad de vida. Lógicamente el candidato, seguirá disfrutando de ese voto, que para el representó 4 años en el poder; robos, disfrute y  fortuna.

La manifestación de la ley universal está encadenada a la realidad que vivimos, como somos energía, un pensamiento, una acción mal enfocada está proporcionalmente ligada a como nos irá en la vida., Si damos amor, recibiremos amor, si damos dinero, recibiremos dinero, si somos solidarios con nuestros semejantes recibiremos solidaridad.

Entonces cuando pensamos como individuo para bienestar propio, solo obtendremos malos beneficios pues la armonía del universo es proporcionalmente equilibrada a lo que ofrezcamos en pensamiento, palabra y acción. No me queda duda que como pueblo en Locombia no hemos avanzado en la consciencia que debemos tener de buscar un bienestar general a nivel social, todavía pensamos como en la colonia y en la era primitiva, defiéndase el que pueda y para bienestar propio. Por eso nos merecemos los malos gobernantes que tenemos.

 

About the Author

Robinson Arevalo

Robinson Arevalo

El doctor Arévalo es experto en Derechos Humanos, conferencista de Desarrollo Individual y Asistencia Psicosocial y director de talleres de Estima y Potencialidad del ser humano desde su interior.

Déje un comentario

Por favor autentique para dejar un comentario. Autenticación opcional debajo.

Ubicación

  • Toronto, ON
    359 Oakwood Ave