El vacío existencial

Written by Robinson Arevalo on Viernes, 09 Agosto 2013. Posted in Desarrollo Personal

El encuentro consigo mismo enmarca una búsqueda profunda y  lograrlo un trabajo de  voluntad. Es un combate entre el pensamiento, la razón, la realidad, es un proceso de observación detenido y objetivo; es un acuerdo común entre estos tres elementos que debemos poner en armonía. ¿Por qué tenemos necesidad los seres humanos de encontrarnos y para qué sirve esto? La razón fundamental es descubrir que hacemos parte de un universo.


Normalmente en el transcurrir de la vida las influencias externas que van llenado nuestro interior, se podría decir  de mugre los sentidos, sentimientos, pensamientos y visión,  produce en el ser actitudes que son prestadas, le quitan potencial y autenticidad a la personalidad. Restituir  la originalidad con la que vinimos a la tierra es la tarea primordial que debemos trabajar para poder funcionar equilibradamente, con objetivos claros que le den sentido al hecho de existir.



El sometimiento presionado del cual hacemos parte en las sociedades, producto del desespero por obtener resultados  convertidos en riqueza,  produce un desequilibrio psíquico y emocional que no dejan ver la verdad del gran tesoro que tenemos en nuestro interior. Muchas veces nos preguntamos ¿cuál es ese vacío que tenemos  que no permite vivir en paz?


Para unos es la falta de dinero, la inconstancia levedad del ser de no sentirse bien consigo mismo. Para otros,  el deseo de amor verdadero o el aburrimiento que produce la monotonía de la vida, igualmente,  la desazón de no encontrarle sentido a lo que se hace.


Existen muchos factores del porque no podemos vivir en paz consigo mismo. Esto produce depresión y desconexión con lo real, con la vida, con la naturalidad de ser. Normalmente ante la falta de respuestas buscamos una conexión con la divinidad a través de la oración, de supersticiones, hechizos y brujerías; se busca alguien que nos ayude o nos salve de las vicisitudes que tenemos.


Buscamos la respuesta afuera de sí mismo,  como si fuéramos niños en descubrimiento y  nos consideramos victimas que debemos ser salvadas. Dios o conexión con la divinidad está presente mientras nos demos tiempo de observarnos. Esta  consiste en entender nuestra propia historia que está ligada a la familia, a la vida que se ha llevado, al comportamiento que se tiene, a las reacciones propias frente a los diferentes acontecimientos que se viven. Igualmente, al entender el grado de responsabilidad que se tiene  con su propia humanidad. Saber a ciencia cierta que caminos he surcado en esta existencia, reflexionarlos e interpretarlos como un hecho importante y no verlo como algo que tuvo que ser sin razón y sentido es el trabajo que se debe lograr para el encuentro consigo mismo.


No podemos vivir encadenados a la presión externa, debemos buscar caminos verdaderos de existencia en realidades profundas de conexión con la verdad.  La verdad es la luz que tenemos en la conexión de nuestro ser con la fuente de creación divina de este universo. La verdad está en lograr observarnos como una parte integral del cosmos, armoniosamente con el sentimiento de estar ligado a todo lo que vive. En el universo todo es energía, entonces es esa realidad que debemos tener siempre presente, es esa verdad la que debe importarnos, la que nos une a lo fundamental y a lo esencial. La vida es un paso en el presente, que nos debe conducir a una profunda paz interior de aceptación. Los problemas externos se afrontan en medio de la toma de decisiones concretas que conduzcan a no producir efectos de maltrato interior. Es primordial para comprender lo humano lograr abrir la mente a nuevos horizontes y desplazarse en este mundo como un grano de arena que está en medio de una tempestad, sin perder la  armonía de su propia esencia natural.

About the Author

Robinson Arevalo

Robinson Arevalo

El doctor Arévalo es experto en Derechos Humanos, conferencista de Desarrollo Individual y Asistencia Psicosocial y director de talleres de Estima y Potencialidad del ser humano desde su interior.

Déje un comentario

Por favor autentique para dejar un comentario. Autenticación opcional debajo.

Ubicación

  • Toronto, ON
    359 Oakwood Ave