La rutina

Written by Robinson Arevalo on Viernes, 09 Agosto 2013. Posted in Desarrollo Personal

Todo en la vida se convierte en rutina como si el cerebro se quedara atascado en un muro, muchas veces no sabemos y no nos damos cuenta que estamos acabando con nuestra vida. Esto significa que se ha entrado en  atascamientos que no nos permiten seguir navegando en la infinitud de posibilidades que tenemos por delante. Nos hacemos muchos cuestionamientos sobre como debemos salir de esos embudos del alma, de la verdad que se tiene que afrontar con las ataduras económicas, de los amigos, de los hijos, de la pareja, de todo eso que sentimos por obligación de  hacer.


La rutina es problemática porque psicológicamente no nos da más posibilidades de ver una vida diferente a la que llevamos. Es una  situación que debemos tener en cuenta para buscar otras posibilidades de hacer las cosas, de hablar con otras personas, de abrir la luz a un nuevo horizonte al que se lleva. La rutina nos envuelve en estados depresivos y de estrés que no dejan descubrir nuestras potencialidades. La pregunta sería ¿Cómo podemos salirnos de esas situaciones que nos atan?. Y la afirmación normal sería: ¡no puedo salirme de la rutina, porque así me tocó en la vida!, ¡tengo que aceptar esta manera de ver y de actuar, es lo que me ha tocado!.  En fin,  un sin número  de afirmaciones que se vuelven negativas y nos destruyen la visión de permitirnos y de darnos el merecimiento de un mundo  mejor.


Una rutina es por ejemplo, levantarse a las 5 am, correr a la ducha, tomar el desayuno, medio comer un pedazo de pan y un café y salir para el trabajo. En el trabajo,  en la misma silla, frente al mismo computador se lleva a cabo lo mismo de todos los días.  La mente no tiene otra cosa que pensar, sólo en realizar las mismas labores. A la hora del  almuerzo, vamos al mismo restaurante. En la tarde, tomamos el mismo autobús atestado de gente, llegamos con la panza vacía y con hambre, nos sentamos frente al televisor hasta que nos de hambre, nos levantamos con sueño escogemos la ropa que llevaremos al siguiente día.  El sábado estamos cansados y toca hacer aseo, todo el día en el mismo trajín, terminamos cansados para ir a dormir. El domingo no queremos levantarnos y lo hacemos tarde, hacemos desayuno almuerzo a la 1, se nos va la tarde y ya se acabo el domingo. Llega el lunes y repetimos lo mismo.


Y así muchas rutinas tenemos en la vida, ¿pero nos hemos puesto a pensar alguna vez en la vida que hay otras posibilidades de caminos, de gente, de cosas por hacer, de cambiar a lo que tanto nos aferramos como si fuéramos esclavos de por vida ?


Todas estas preguntas hay que hacerse cuando nos damos cuenta que estamos en una rutina diaria, ¿por qué no tomar el autobús en otra estación?. ¿por qué no caminar por diferentes calles, y no por la misma que  siempre tomamos?, ¿por qué no ir a otros restaurantes a almorzar?, ¿por qué no llevamos a los niños a diferentes parques?. ¿Por qué no buscamos una ropa diferente para cambiar la imagen que tenemos?, ¿por qué no ir a otros cafés que al acostumbrado?.


Igualmente, ¿por qué no buscar otra comida?, ¿por qué no buscar otra forma de ver la vida?, ¿por qué no cambiar los muebles de sitio?, ¿por qué?  ¿por qué? Y así se nos van  muchos ¿por qué? Los cuales surgen para que cambiemos de rutina. Solamente piensa en eso y decídete a que la vida la podemos hacer nosotros como queramos, y que podemos cambiar las rutinas que tenemos para hacer la vida mas placentera.
Ahora bien,  lo importante del cambio de rutina es irse preparando mentalmente para hacerlo., por ejemplo ponerse a meditar en como lograrlo, ¿y que estrategias emplear?. Igualmente cambiar de canal en el televisor te da un cambio enorme, otros programas por ver. Como todas las rutinas al principio del cambio no se podrán hacer fácilmente, pero con voluntad y esfuerzo se logra. Seguramente el cerebro está ya condicionado para que hagamos siempre lo mismo, pero el cerebro es un músculo, que al abrirse logra expandirse como el universo y con su energía propulsada por la voluntad que le pongamos, haremos que nos de la fuerza para ir mas allá de nuestras posibilidades y así lograr encontrar una vida mejor.


La rutina diaria, mensual, anual, de minutos de segundos la podemos cambiar, mientras hagamos un pare en nuestra carrera diaria y logremos analizar ¿qué es lo que nos está atando a esa rutina?. Ahora bien,  toca por todos las vías del mundo encontrar esas autopistas que nos harán salirnos del bloqueo. Solamente es dejar el miedo de lado y empezar a encontrar otras personas que nos hablen de otras cosas, otros planes. Las  posibilidades siempre existen y están a la vuela de la esquina, lo único que tenemos que hacer es perder el miedo y hacerlo. Lanzarse a la vida es la oportunidad de saber que somos parte de un universo y de que tenemos muchas cosas positivas por hacer.
La rutina, es rutina mientras nuestros sentidos estén atados a lo que nosotros consideramos que debemos hacer como sacrificio en la vida. Si pensamos que no tenemos porque sacrificarnos sin evadir responsabilidades seguramente comenzaremos a hacer la vida de otra manera. Todo en la vida se volverá rutina mientras lo permitamos, depende de nosotros y de nuestra energía mental para hacer muchas cosas y no quedarnos en las mismas norias sin sentido que tiene la vida. Hay que ponerle color, sazón, amor y muchas ganas a las cosas para verlas y hacerlas de otra forma.


En el horizonte que observemos en los pasos que demos, en las búsquedas que hagamos, en las decisiones que tomemos, en las maneras de ver las cosas, de cambiar las  visiones seremos felices. Solo así,  la vida nos proporcionará muchas cosas de inteligencia, amor y mucho sabor para encontrarle el gusto que se merece nuestra vida. Solo así podremos decir que la rutina se queda en el tiempo y lograremos con fundamento un mundo mejor.
Lo importante siempre es darse cuenta que no se puede llevar la vida como si fuera un carrusel donde damos la vuelta y no le encontramos salida, a sabiendas que tenemos muchos espacios, personas por conocer. Hay que abrir la mente nada más, hay que desprenderse del apegamiento que nos da el miedo para que nos lancemos a descubrir muchas cosas que nos ofrece la vida material. Si el camino es espiritual, hay muchos caminos igualmente, si el camino es sexual todas las libertades existen, si el camino es de desarrollo profesional, todo está en oferta a la mano. Y así sucesivamente, lo importante es descubrir que podemos lograr muchas cosas con voluntad, paciencia y sobre todo con amor hacia nosotros mismos.


Para transformar nuestra manera  de ver la vida y salirnos de la rutina, existen muchas terapias, psicológicas, energéticas, de baños naturales, de limpiezas a través de la respiración, de charlas en grupo, de caminatas en parques arborizados para recibir la energía o el prana de la tierra, en fin todas las posibilidades existen en la vida. ¿Porcual te decidestú?.

About the Author

Robinson Arevalo

Robinson Arevalo

El doctor Arévalo es experto en Derechos Humanos, conferencista de Desarrollo Individual y Asistencia Psicosocial y director de talleres de Estima y Potencialidad del ser humano desde su interior.

Déje un comentario

Por favor autentique para dejar un comentario. Autenticación opcional debajo.

Ubicación

  • Toronto, ON
    359 Oakwood Ave